¿Por qué considerad una escuela cristiana?

La mayoría de los padres, no considerarían la educación cristiana por tres simples razones: finanzas, la ubicación y porque perciben deficiencias académicas. Pero a continuación hay diez razones por las cuales debería considerar una escuela cristiana:

1. La Palabra de Dios es enseñada.

El lugar para comenzar desde “El Principio”. Con la primer nación y el primer sistema de educación. En lo personal, no aconsejaría a alguien el dejar ir a sus hijos donde el parámetro de régimen no es la Palabra de Dios. Cada institución donde el hombre no ha considerado el ocuparse de las escrituras, se ha convertido en lugar corrupto (Deuteronomio 11:18-19).

Martin Luther dijo: “Lo que tenemos presente es un mandato de empapar la mente de nuestros hijos con las Sagradas Escrituras, penetrándolas en los corazones de aquellos jóvenes”. Es una tarea difícil, bajo cualquier circunstancia, pero virtualmente imposible dentro de aulas escolares. Una vez ya dentro de esas puertas, los niños, pasan entre treinta y cuarenta horas a la semana; se les ha dicho toda su vida que Dios existe, pero nada de eso es irrelevante con lo que se les enseña allí. No importa qué tan espiritual sea tu hijo o hija, el problema es que la penetración y repetición de esas a destructivas ideas, no podrán ayudar; pero, sin duda tendrán un efecto adverso. La cruel realidad es que hace más de cuarenta años, la Suprema Corte de Justicia, sacó a Dios del sistema de educación pública. Una generación después, científicos naturistas y muchas otras personas son Anti-Cristo, no solo han enseñado sus valores en salones de clases en América, sino que también, han tenido éxito. Escuelas cristianas, ofrecen una refrescante alternativa bíblica. No solamente la Biblia (La Palabra de Dios), es enseñada, sino que también, es la base de muchos otros libros, como las matemáticas, los estudios sociales, Biología e incluso en las carreras Académicas, su objetivo es Dios; quién, originó todo conocimiento, y tus hijos no verán todo eso en una escuela pública.

2. Dios nos manda a enseñar a nuestros niños por medio del uso la Palabra de Dios.

Es algo triste pero, es una historia irónica y verdadera:

Escuelas públicas, los fundadores de pensamientos humanos, han escogido el ignorar a Dios (El creador de la mente Humana); en su criterio, han robado a sí mismo, el más valioso libro de texto y única fuente de absoluta verdad. Prov. 1:7 Gordon H. Clark dijo: “El sistema escolar que ignora a Dios enseña a los alumnos el ignorar a Dios de igual manera; esto no es natural, es la peor forma de antagonismo, juzgando que Dios, es inoportuno e irrelevante para los temores del ser humano”.

Prov. 9:10, Veamos la palabra “Conocimiento”. Como estudiantes, el perseguir el conocimiento de las Matemáticas, Biología y Música en un ambiente cristiano, estamos tras el conocimiento de Dios. Al final de todo “sabiduría” y “conocimiento” son las recompensas de parte de Dios a todo buen y aplicado estudiante. Dios, como Padre, esperó a de nosotros, el enseñar y sembrar su Palabra en los corazones y mentes de sus niños. El mejor complemento, es un ambiente donde en casa, escuela e iglesia, se les da el mismo mensaje; enseñanzas de la Palabra de Dios con claridad, convicción y consistencia. Aunque los beneficios de aquel sometimiento, se ven hasta mucho después, hay uno que si podrás ver en poco tiempo. Una educación que usa de la palabra textual de Dios como fundamento, produce mucho más aun que simplemente cristianos espiritualmente maduros, esto los hace más sabios y con conocimiento, los fuerza a ser mejores intelectualmente, y a pensar correctamente. ¿No es ese el propósito en la educación?

3. Escuelas comparten sus valores.

Si eres como mucho de los padres cristianos, seguramente has enseñado a tus hijos de la palabra de Dios desde que nacieron. Los has llevado a la iglesia, leído historias bíblicas, les has cantado “Cristo me ama”. Imagínate el impacto que tendrán en sus vidas, cuando se encuentren en un ambiente donde Dios es odiado, o ignorado, incluso hasta los dos.

Aún las mejores escuelas públicas, les ha sido prohibido por la ley el reforzar los valores que tú, les has enseñado en casa. Ellos, pelean contra esos valores y los ignoran, y si a ti te importa el desarrollo mental y espiritual en sus vidas, seguro pasarás menos tiempo tratando de reparar aquella brecha que hay entre cristianismo y el humanismo. Una brecha que no hubiese existido si ellos hubiesen asistido a la escuela Cristiana.

Timothy Dwight dijo: “El entregar a nuestros hijos al cuidado de personas que no creen en Dios, es como dejar a los corderos al cuidado de los lobos”.

Al confiar tus hijos con aquellos maestros que comparten tus mismos valores, Te daría más tiempo para invertir en la vida de tus hijos: como jugando juegos de pelota, montar la bicicleta, e incluso productivas conversaciones con ellos, en vez de diferir con tus hijos y podrías llegar a conocerlos mejor.

4. Seguridad.

Con cientos de estudiantes paseándose en un salón de clases y muchas contribuciones financieras, las escuelas públicas, pueden abarcar sólo un área de la disciplina. ¿Cuál es el resultado? frecuentes casos de violencia física, maltratos, sin mencionar las blasfemias y groserías acompañadas con rebelión abierta en un salón de clases.

Simplemente, pongámoslo de esta manera, las escuelas cristianas son el mejor lugar para que nuestros hijos reciban una educación. Ef. 6:4 Mientras evitemos los problemas, incluso aquellos como el uso de drogas, alcohol, nuestros hijos están más lejos de que les pase esto, y sean mejor disciplinados por sus hechos. En una escuela cristiana, se ofrece no sólo un ambiente físico, sino también un buen ambiente emocional y espiritual. Donde insultos verbales, novatadas y cosas que se practiquen en una escuela pública todas ellas no son tolerados. Y en un ambiente político y social correcto, que no perturban el salón de clases. Actitudes anti-cristianas, como homosexualidad, y aborto son expuestos por lo que es. Ayudando así a la mente de tus niños contra aquellas cosas erróneas y enseñanzas dadas por la educación popular.

5. Logros Académicos.

Estudiantes de escuelas cristianas constantemente, sobresalen más que los estudiantes de escuelas públicas; pero, la gente piensa todo lo contrario. Estadísticas, marcan que estudiantes de escuelas cristianas, sacan en exámenes, mejores calificaciones que uno de una escuela pública, saliendo así mucho mejor preparados para la Universidad; incluso en materias avanzadas como: las Matemáticas, Lectura; materias que incluso son menos espirituales en contenido. Esto demuestra que estudiantes de escuelas cristianas han demostrado su superioridad.

J. Gresham Machen dijo: ” Una verdadera educación cristiana es posible cuando la educación cristiana es la verdadera razón; incluso, dentro de un programa escolar, que no se separan. Lo mismo con el verdadero aprendizaje y la devoción, van de la mano; el cristianismo es para toda la vida, todas aquellas escuelas cristianas que tienen sus convicciones bien centradas, son aquellas que marcarán la diferencia.”

La cosa más triste es que, escuelas públicas, claman el tener la educación más excelente; pero, las escuelas en nuestro país, están mucho más lejos de tener aquella rigurosa educación que tuvieron en el pasado. Solo el 67% de los alumnos de una escuela pública que entran a noveno grado, se gradúan cuatro años después con un diploma; ellos, estando en Estados Unidos de América, teniendo la capacidad y habilidad de competir en Matemáticas, se gradúan cuatro años después. Estados Unidos de América, se ha quedado atrás en ser el organizador de competencias en Matemáticas y Ciencias por otros países. Malgastando así cantidades del dinero que el gobierno proporciona para los programas de las escuelas públicas. Las estadísticas solo siguen cayendo cada vez más. Escuelas cristianas están lejos de ser elegidas académicamente, pero las consecuencias de la ley que se propuso en el 2002 “Ningún niño se queda atrás”. Reclutas de alumnos para los colegios, están más abiertos a ver las calificaciones de los alumnos con ojo escéptico. Los mejores colegios están propuestos a ponerle atención a tus hijos, cuanto más una escuela cristiana. De acuerdo a la Asociación Internacional de Escuelas Cristianas, la mayoría de los niños que entran a noveno grado y asisten a una escuela Cristina, están más adelantados que un niño de su misma edad(en vez de graduarse en cuatro años, se graduaría en tres años cuatro meses)y en el mismo grado.

6. Enseña el amor y temor de Jehová.

Parte de la razón que los estudiantes cristianos sobresalen en las clases, es porque tienen maestros que temen y aman a Dios. Tienen un verdadero interés en la vida de los estudiantes. Muchos de los maestros sacrifican monetariamente para dedicarse a enseñar en la escuela cristiana. (Prov. 24:6).

7. Atención individual.

Las escuelas cristianas pueden ofrecer más atención individual a un estudiante, comparado a la escuela pública donde la mayoría del tiempo tiene el problema de la masificación de las aulas.

8. Éxito después de graduarse.

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia (2Timoteo 3:16).

Están mejor equipados para enfrentar el mundo y sus ideas. Ya sea en Universidades seculares o en el trabajo, jóvenes adultos tienen una fundación Bíblica para enfrentar cualquier situación.

9. Influencia de otros jóvenes de su entorno.

Nuestros hijos serán expuestos a la compañía incorrecta, no importa a que escuela vaya. En muchos casos ellos son la mala influencia. Pero en un ambiente cristiano hay más probabilidad de estar alrededor de una buena influencia que mala.

10. El Estado de Educación Pública.

El Estado de Educación Pública está más propenso a correr su agenda-la propagación de los ideales humanísticos en los cuales dejan a Dios afuera. Ellos propagan la enseñanza del ateísmo.

En conclusión las escuelas públicas no se les permite darles a sus hijos la enseñanza que la Biblia demanda. Escoja la mejor educación posible para sus hijos.

Pastor Miguel DeAnda

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *